El fenomenal ejemplo de un reto para impulsar la innovación educativa

51 centros, públicos, privados y concertados son los que han decidido formar parte de un proyecto que nos ha llamado la atención positivamente, porque busca impulsar la innovación educativa en España, algo que hace mucha falta.

Se trata de RetoTech_Fundación_Endesa que, con el apoyo de a Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y de BQ Educación, trata de impulsar un reto de innovación y emprendimiento tecnológico para los centros de educación secundaria de la Comunidad de Madrid.

La pregunta es, ¿por qué este proyecto promovido por Fundación Endesa está cambiando para bien los centros de la Comunidad de Madrid?

Una de las premisas de RetoTech es que el proyecto no debía implementarse solamente en la asignatura de tecnología, y solicitaba además que participasen profesores de otras áreas. Es decir, el objetivo de proyecto es que fuera un proyecto de centro, donde se involucrase, en mayor o menor medida, todo el profesorado.

¿Y por qué?

La Fundación Endesa ha sabido entender muy bien que la tecnología no es un fin, no se trata de que los jóvenes aprendan a programar o sepan utilizar una impresora 3D. La tecnología es una herramienta, es la herramienta de los artesanos del futuro, como hace siglos Leonardo Da Vinci podía utilizar el cincel o la cizalla. En cuanto herramienta, es útil en la medida que se utiliza para dar solución a una necesidad. En este sentido, el proyecto RetoTech desafia a los centros participantes a identificar una necesidad educativa del centro y resolverla utilizando la tecnología.

Esto supone una verdadero progreso en la innovación educativa, por un lado porque saca a la tecnología del rincón de la asignatura tecnológica correspondiente para dejarla desarrollarse dentro de otras asignaturas como física, matemáticas, dibujo o música.

Para que esto suceda es necesario también un cambio en el modo de enseñar, pasando de un modelo basado en la clase magistral a un aprendizaje basado en proyectos. Este cambio requiere no sólo que los profesores aprendan a programar, diseñar en 3D o usar una impresora 3D, sino que también necesitan aplicar nuevas metodologías innovadoras como el aprendizaje automotivado y por descubrimiento, el aprendizaje por retos y sobre todo el desarrollo de actividades significativas.

Para esto, de la mano de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y de BQ Educación, se impartieron 36 horas de formación presencial a los profesores de los centros implicados. Además, el proyecto cuenta con “visitadores”, que realizan un seguimiento a través de visitas a los centros, donde debatir dudas y proponer soluciones.

Gracias a esta dinámica los centros participantes están aplicando en sus clases un nuevo modo de enseñar tecnología, fuera de los límites de la asignatura dedicada a ello, aplicando metodologías innovadoras y trabajando un desarrollo competencial íntegro de sus alumnos. Si bien este proyecto es una iniciativa de Fundación Endesa, cualquier centro puede iniciar este cambio en sus aulas.

En la Comunidad de Madrid BQ Educación continúa ofreciendo cursos gratuitos de formación a través de la Consejería de Educación. En otras comunidades también se empiezan a ofrecer, tal es el caso de la Comunidad Valenciana, Aragón y Castilla la Mancha, donde en los próximos meses los profesores podrán inscribirse en los mismos (más información en educacion@bq.com)

Solo se necesita un poco de dedicación y sobre todo ganas de experimentar nuevas metodologías, el resultado no se hará esperar.

El fenomenal ejemplo de un reto para impulsar la innovación educativa by