¿Se puede usar tecnologías fuera de las aulas? El éxito de las aplicaciones de transporte escolar

Las nuevas tecnologías están presentes en todos los ámbitos de nuestra vida, en el sector educativo se emplean cada vez más para mejorar la metodología y calidad formativa de los centros docentes, tablets, pantallas digitales, son herramientas de trabajo cada vez más frecuentes en las aulas, lo que implica importantes cambios a la hora de impartir y enfocar las materias.

Transporte_escolar

Aparte de la importancia de usar productos y apps educativas, a la hora de la gestión diaria del centro educativo, ¿por qué no utilizar tecnologías para realizar una gestión administrativa y financiera del centro más competitiva, orientada a la mejora de la calidad del servicio y a la reducción de costes? Esta sigue siendo una asignatura pendiente en los colegios.

Bajo mi punto de vista, la gestión de centros educativos cada vez debe parecerse más a la gestión eficiente de una empresa, y para ello es importante tener acceso a todo tipo de métricas para ahorrar todo lo que se pueda en costes. Vivimos una época en que las matrículas van bajando por factores demográficos y por ello cada vez se hace más necesario este punto.

En definitiva, las Instituciones Educativas deben funcionar como una empresa de servicios, con una visión más humana y menos de negocio, pero deben ofrecer un servicio educativo de alta calidad y deben ser eficaces, rentables y competitivas.

En la actualidad, existen soluciones tecnológicas que aplicadas al ámbito escolar permiten realizar esta gestión más eficiente, mediante la automatización del control administrativo (gestión de cobros, programación de planes de pago, impresión de facturas) y de los procedimientos académicos (matriculación, asignación de horarios, control de absentismo, registro de calificaciones, generación de boletines académicos). Como se ha comentado en posts anteriores, OPTIMIZACIÓN es una palabra que cada vez se debe tener más presente.

Por ejemplo, uno de los desafíos a los que se enfrenta la tecnología en el marco escolar lo encontramos en la organización del transporte escolar, planificación que normalmente se realiza de manera artesanal, utilizando la experiencia y conocimiento del planificador, así como de los conductores que realizan las rutas.

Transporte_escolar_

Puede ser algo “a priori” sencillo, sin embargo, si queremos realizar esta tarea de una manera “optimizada”, es decir, encontrando la mejor solución posible en un tiempo razonable, es necesario dar un salto cualitativo y aplicar enfoques científicos en la resolución de estos problemas, centrándonos en la mejora de procesos mediante el uso de las TIC.

Para la organización del transporte escolar, existen herramientas informáticas como Routingmaps, un software que permite alcanzar el reto de optimizar las rutas, minimizando al máximo los kilómetros empleados, el tiempo de permanencia en el autobús, limitando el número de vehículos necesarios… y todo esto teniendo en cuenta las particularidades de cada alumno, generando las rutas en el menor tiempo posible y con la posibilidad de hacer modificaciones puntuales, o crear otros posibles escenarios.

El uso de este tipo de soluciones aporta grandes beneficios como son la calidad del servicio ofrecido, el aumento de la flexibilidad y velocidad de respuesta ante posibles cambios y la disminución de recursos y costes necesarios para cumplir con el servicio.

transporte_escolar_

De esta forma se maximiza el servicio ofrecido a los padres adaptándose a las necesidades de las familias, teniendo en cuenta situaciones especiales y complejas, permitiéndoles una mejor conciliación entre la vida laboral y familiar.

Un estudio reciente sobre el uso de esta herramienta en la planificación de transporte escolar con más de 300 usuarios repartidos en más de 60 puntos de recogida, y una decena de vehículos con diferente capacidad, que realizan rutas urbanas sujetas al tráfico variable, ha demostrado optimizar la ruta con mejoras del 12% en términos de coste y tiempo empleado.

Y es que cada vez son más los centros que ofrecen transporte escolar en su catálogo de servicios. Un caso claro lo encontramos en el crecimiento de este servicio, por ejemplo, en Madrid, donde cada vez se hace más necesario el ofrecerlo para captar matrículas incluso de fuera de la capital.

 

¿Se puede usar tecnologías fuera de las aulas? El éxito de las aplicaciones de transporte escolar by