Los “vende humos” o gurús educativos

Últimamente parece ser que todo el mundo sabe y puede hablar de educación. Da igual si la persona o grupo ha pisado alguna vez en su vida un colegio o centro educativo, impartido clase o vivido el día a día de un aula con alumnos o sin ellos. Como en el cortometraje “El Vendedor de Humo” galardonado en múltiples ocasiones, parece ser que el sector se ha llenado de “vende humos” o gurús educativos que ofrecen la panazea perfecta para mejorar la educación. 

Quizás sean estos vendedores parte culpable del retraso del sector educativo y de la negación de muchas instituciones, colegios o centros educativos a comenzar la transformación digital de las escuelas. A lo largo del curso 2015 – 2016, hemos tenido la suerte de visitar personalmente y hablar con más de 400 centros y la mayoría coinciden en una cosa: están hartos de que todo el mundo quiera venderlos algo, sin aportar un valor o sin ayudarles a mejorar.

En el marketing educativo y en muchas otras patas, pasa muy a menudo. Es como la historia que comienza con el refrán de “zapatero a sus zapatos” y termina con el temido cuento infantil “que viene el lobo”. Por eso mismo, una empresa o proyecto que no hace marketing no debería vender nunca marketing educativo, de igual modo que una empresa que no tiene una buena web, no puede vender webs para colegios o no podemos comprar unas tablets, PDIs, o proyectores sin tener si quiera un protocolo de implantación.

De hecho, solo hay que fijarse en las grandes compañías, de repente a todas ellas les apasiona la educación y ven en ella una gran oportunidad o en este caso quizás, estén rememorando el cuento de “la gallina de los huevos de oro”. Cuento que continúa alimentando la barrera del vértigo para los centros educativos y que todavía retrasa más su cambio y avance. Por los menos, y que en SchoolMars conozcamos, unas cuantas de estas compañías han comenzado hacerlo bien, añadiendo a sus plantillas “maestros de escuela” de los de toda la vida para ayudarles desde la parte pedagógica.

Ejemplos de todo esto hay muchos y muy dispares, y lo mejor de todo esto es que con el inicio de curso, el olfato de estos gurús o depredadores educativos se agudiza cada día más. De repente un docente, pasa de ser eso, maestro, a ser “masters del universo” en flipped, gamificación, proyectos o aprendizaje servicio. Y que todo esto lo haga un docente, pues más o menos bien, pero que de repente todo esto lo haga una empresa sin docentes o educadores, pues me da la risa.

Pero no hablaré mucho más de algo que ya dijo @maestradepueblo hace algún tiempo en su cuenta de Twitter, y Jordi Martí de @xarxatic, a quien sigo asiduamente en las redes, lo bautizó como el “Juergódromo educativo”, tan solo continuaré de la misma manera diciendo que “no dejen que hagan juego señores”.

Todo esto siempre me ha hecho reflexionar sobre muchas cosas y más cuando de repente existe un Premio Nobel Educativo para un profesor o un reality Poder Canijo para profesores. Así que por favor, Directores de centros educativos, o simplemente amantes de la educación, que el humo no nuble vuestra visión y que la Educación solo continúe siendo nuestra pasión.

Los "vende humos" o gurús educativos by