Las 4 claves del próximo éxito educativo, el Minerva Project

Silicon Valley tiene una relación de amor-odio con la educación superior. Si bien muchas de las mentes más brillantes de la industria de la tecnología fueron educados en universidades de prestigio como Stanford y Harvard, muchos más se enorgullecen de haber dejado la carrera para seguir una carrera profesional gloriosa, incluyendo a Steve Jobs, Mark Zuckerberg y Bill Gates. Peter Thiel, cofundador de PayPal, es tan reticente de la educación universitaria que él mismo estableció una beca que ofrece $100.000 a varios jóvenes por año para dejar los estudios y empezar una empresa en su lugar.

Ben Nelson, de 38 años de edad, ex CEO de la firma de fotos online Snapfish, comprada por Hewlett-Packard en 2005, es tan escéptico como ellos de la universidad estadounidense. Él dice que el tiempo en la universidad se dedica a la difusión del conocimiento que ya está disponible gratuitamente. Además, Ben Nelson defiende que el dinero se gasta en cosas que no tienen nada que ver con resultados de los estudiantes, al igual que los campus deportivos y lujosos programas. Hay muy poco enfoque en realidad hacia la educación de los estudiantes según él, y demasiado en el mantenimiento de la seguridad laboral de sus profesores.

Sin embargo, Nelson ha tomado un enfoque aún más radical que Thiel con el fin de reformar lo que él cree que es un sistema de educación superior imperfecto pero corregible: ha creado su propia universidad desde cero, el Minerva Project. En el momento en que dejó Snapfish en 2010, Nelson se sintió lo suficientemente seguro como para contemplar la creación de un nuevo tipo de universidad – tomando el mismo enfoque que la clásica startup de Internet. Dos años más tarde, el Proyecto Minerva se aseguró la friolera de 25 millones de dólares de financiación inicial de la empresa de capital de riesgo de Silicon Valley, Benchmark.

Y es que en esencia el Minerva project es una plataforma web para estudiantes universitarios, una idea creada como una startup norteamericana cuyo concepto es eliminar el aula y estudiar desde la comodidad de tu casa en el país que tu elijas.

Un tema que da mucho que hablar es el público al que está dirigido la universidad. Como afirma Ben Nelson, el proyecto Minerva es la primera universidad de élite, dejando claro que la idea de este proyecto es incentivar a la clase media a tener una educación de vanguardia, logrando un aumento considerable en la educación de élite en todo el mundo.

Minerva-Project-Hero

Aquí van los principales motivos por los que cada vez más centros está siguiendo el modelo del Minerva Project fuera de España:

1.- Credibilidad por medio de certificaciones clave

Uno de los logro que consiguió el proyecto Minerva es la certificación WASC para cuatro de las carreras que ofrecen: Licenciatura en ciencias sociales, Licenciatura en Artes y humanidades, Licenciatura en ciencias naturales y por último la Licenciatura en ciencias de la computación. Definitivamente es un éxito que el proyecto cuente con esta certificación, estudiar la carrera que deseas desde la comodidad de tu casa, sin duda es un excelente atractivo para los estudiantes y los jóvenes trabajadores. Es redundar que Minerva cuenta con aulas virtuales, un sistema interactivo adaptado a las necesidades del estudiantes, donde también se incluye un acceso a la biblioteca virtual para que te despreocupes de visitar alguna o buscar información en internet. Sabemos que podemos hacer cursos online, diplomados, entre otras especializaciones por la modalidad online, pero ser licenciado estudiando exclusivamente online es definitivamente uno de los motivos por los que se habla tanto sobre el Minerva Project.

2.- Plazas muy limitadas, con lo que aumenta el deseo de entrar

Otro motivo por el cual Minerva está haciendo ruido es su exclusividad en la aceptación de estudiantes. El llamado efecto South Park aplicado a startups por así decirlo (https://vimeo.com/107543802 ). En un futuro post indagaremos más sobre este efecto. Es obligatorio presentar una prueba para optar a un cupo. Seguro que no es fácil, ya que este proyecto busca impartir la educación en brillantes estudiantes, pero si alguien admitido debe pagar una matrícula de la cual no se tiene información. Para el año 2014 Minerva recibió 2464 solicitudes, de las cuales se aprobaron 69. Siendo un sistema riguroso, sus fundadores aseguran que este modelo es para personas de élite, quienes van a llegar a ser grandes líderes. Y ello no se traslada tanto al valor económico, comparado con otras universidades.

Las tasas anuales de matrícula para estudiantes Minerva se han fijado en $10.000, una fracción de los aproximadamente $44.000 actualmente demandado por Stanford y Harvard. Un tercio de la primera cohorte de Minerva del pasado año también recibieron asistencia financiera en forma de subvenciones y préstamos. Sin embargo, Nelson insiste en que la institución será sostenible sin grandes inversiones adicionales, tan pronto como se atrae suficientes estudiantes universitarios.

685 (1)

 

3.- Posibilidad de moverse entre países, de enriquecerse con ello

Además, como la idea es innovar, próximamente tendrán varias sucursales o unidades en Buenos Aires, Mumbai, Londres, entre otras capitales. Allí los estudiantes pueden convivir y estudiar. Actualmente tienen su sede en Massachusetts, ya que una de las ideas de este proyecto es que sus estudiantes se movilicen por los país es donde tienen sus sedes y así aprendan diferentes idiomas, además de tener clases con personas expertas en la materia o tema.

Minerva project

Después de su primer año en California, el alumnado se dividirá en varios grupos y enviado a pasar cada uno de sus seis semestres restantes (un total de tres años) en una ciudad del mundo diferente, pasando por Buenos Aires, Berlín, Hong Kong, Londres , Nueva York y Mumbai. A pesar de que tienen que ir sin muchos placeres convencionales universitarios – fraternidades, equipos deportivos, sociedades de debate – los estudiantes universitarios de Minerva, dice Nelson, “va a llegar a vivir en las ciudades más grandes del planeta”.

Según su fundador Ben Nelson, recorrer las diferentes sedes de Minerva es una de las obligaciones de los estudiantes, para mejorar notablemente su aprendizaje. Definitivamente este es otro motivo por el cual el proyecto está ya marcando una tendencia en el ámbito educacional, y lo llevará a otro nivel sin duda. Y es que sin duda una de las mejoras formas de aprender es viajando, empapar a los alumnos de otras culturas.

4.– La Universidad entendida desde el ordenador

La idea del proyecto es que el aula sea tu ordenador obviamente con internet, y sus distintas residencias sean el campus que ofrecen las universidades; calificada de élite porque vas a convivir con personas aptas, además que sus fundadores son personas expertas en el área con conocimientos en el ámbito laboral y de educación.

Minerva Project

Todas las clases se llevan a cabo online a pesar de que los estudiantes viven juntos en la misma ciudad (este año, en San Francisco). Aunque las clases son online, las mismas están sincronizadas, lo que significa que se llevan a cabo en tiempo real, y están limitadas a 19 alumnos, por lo que no hay posibilidad de navegar por Facebook mientras se atiende a la clase. De hecho, al parecer los estudiantes de las clases están bastante comprometidos y con frecuencia son encuestados por el mismo profesor. Además, se dividen en grupos más pequeños para las discusiones virtuales.

Otro tema muy importante que causa motivos de que hablar es si un ordenador va a sustituir el aula o hasta un profesor. No lo sabemos, pero según el Minerva Project  cuenta con personas capacitadas para impartir sus materias o licenciaturas. Vamos por el camino de un aprendizaje personalizado en conjunto con la tecnología, además de unir comunidades para impulsar el conocimiento de lenguaje y culturas.

En definitiva, son varios los motivos por los cuales el Project Minerva ya está haciendo ruido, pero la iniciativa de crear una universidad virtual de élite es la base, además de que le resta prestigio y comunidad a grandes universidades como Havard, llevándolos a actualizar su proceso de aprendizaje. Muchas, como Stanford, ya están incluyendo la tecnología o el método online en su institución. Lo que sin duda alguna es un hecho es que una gran cantidad de inversores están apostando por el Minerva Project.

Una noticia que también generó polémica con respecto al proyecto fue el rechazo del patrocinio federal de los Estados Unidos dejando claro que si lo aceptaban se iba elevar el costo de la matricula y el proceso de admisión, sin duda alguna una buena razón para rechazar esta inversión. Siendo ya de por sí una universidad de élite pero que mantiene sus valores, para las personas que desean especializarse desde la comodidad de su ordenador esta es una muy buena opción para obtener el título universitario. Esperamos ver más información interesante de este proyecto y cómo se termina de conformar. ¡Estaremos al tanto!

Las 4 claves del próximo éxito educativo, el Minerva Project by