De un profesor experto de Microsoft, mucho más que tecnología.

Vaya por delante que yo soy maestro. Maestro de vocación. Maestro 24 horas.

Si algo no podemos evitar los que nos sentimos así, es seguir siendo maestros aunque no estemos trabajando.

¿Y por qué digo esto? Porque yo no llevaría trabajando con Microsoft desde 2008 si esto no mejorara mis competencias como lo que soy en cuerpo y alma: maestro.

Fue en 2008, como he dicho, que conocí la red de profesores y escuelas innovadoras, que, por aquel entonces se llamaba Partners in Learning.

Fue en 2008 cuando, yo, maestro de escuela de un pueblo de Valencia, me vi rodeado de los directores y gestores de los mejores colegios de Europa en unas impresionantes oficinas en Amsterdam.

Cuando acabaron de explicarnos lo que significaba ser escuela innovadora yo no pude evitar acercarme a las personas que nos daban a conocer el proyecto a preguntarles: “¿Y yo qué puedo hacer para conseguir eso? Nosotros no somos muy grandes y no disponemos de los mejores medios”. Y fue entonces cuando escuche la frase que me haría ver la manera en la que me gustaría que fuera mi colegio y me hizo entender que estaba rodeado de personas a las que realmente les importaba la educación.

“Un colegio innovador no es el que tiene los mejores medios. Un colegio innovador es aquel que sabe dónde está y sabe dónde quiere llegar”

Con la frase aún resonando en mi cabeza me di cuenta de otra cosa: Todavía no habíamos hablado de tecnología.

Desde ese momento me metí de lleno en la red de Profesores Innovadores de Partners in Learning y tuve (y he tenido y tengo) la enorme suerte de haber conocido a los mejores educadores del mundo: desde estadounidenses con aulas del futuro a monjas de la selva de El Salvador especializadas en robótica, con los medios que os podéis imaginar.

Gente que, como yo, son maestros que valoran que lo primero, por encima de todo, es el niño.

Numerosos han sido los foros y los eventos en los que se ha ratificado mi primera impresión. La pedagogía por delante de la tecnología; si no, repito, no seguiría estando allí.

WIEF PiL

Pero, por supuesto, también está la tecnología.

La tecnología al servicio del cambio educativo.

En este caso, también fue una elección personal. He probado, en busca de la mejora de la manera de enseñar, todas y cada una de las tecnologías que han pasado por mis manos. Desde entornos virtuales, hasta dispositivos. Desde apps hasta software de realidad aumentada. Y me quedo con Microsoft.

Sinceramente; así lo he elegido.

En ningún momento ha sido condición al compartir las experiencias que os comentaba anteriormente el comprar este o aquel software. Nunca se nos ha exigido exclusividad, sino todo lo contrario: Si estás dispuesto a compartir lo que aprendes, eres bienvenido.

Para mí, la tecnología en el aula ha de hacer que el alumnado haga cosa que sin ella sería imposible realizar. Mis alumnos han de ser capaces de crear su propio aprendizaje, en un entorno profesional y sin necesidad de saltar entre apps, plataformas, webs y recursos.

La tecnología ha de proporcionar al alumnos las habilidades necesarias para desarrollar las competencias exigidas en un siglo XXI en el que ya estamos inmersos.

Esto es lo que se puede respirar en la nueva comunidad de profesores de Microsoft (http://education.microsoft.com) diseñada para ayudar a los profesores a crecer profesionalmente, colaborando con otros y preparando a su alumnado para su futuro.

wp_20150406_17_12_57_pro-100577643-large

Una comunidad donde se puede aprender la mejor manera de usar la tecnología con el alumnado como centro del aprendizaje; mediante un aprendizaje basado en su propia experiencia y en la colaboración.

Un lugar donde encontrar unidades didácticas creadas por educadores de todo el mundo, disponibles para crear proyectos en conjunto.

El claro ejemplo de qué es la red de profesores innovadores de Microsoft: un lugar para aprender y compartir.

En España hay un gran equipo de profesores innovadores que, este año, se ponen a disposición de la comunidad educativa para compartir sus experiencias. Estos profesores se llaman los “Teacher Ambassadors”; profesores de contrastado prestigio que ayudan a compañeros y colegios de toda la geografía a integrar de forma efectiva la tecnología en sus aulas.

En definitiva, ¿qué plantea Microsoft en educación?

Pues se busca una real y profunda transformación educativa basada en estos pilares (nótese que la tecnología ocupa el último lugar):

  • Visión: Educación para todos, en cualquier momento y lugar.
  • Estrategia: Facilitando la transformación: Planificación, capacidad organizativa, sostenibilidad
  • Calidad: Evaluación permanente para asegurar la calidad
  • Inclusión: Accesibilidad.
  • Colaboraciones: Colaboraciones público-privadas con las mejores empresas del sector
  • Currículum: Currículo y contenidos adaptados al mundo real
  • Educación personalizada: Proceso educativo adaptado a cada alumno
  • Comunidad: Soporte facilitado por la comunidad docente
  • Capacidad: Formación para la transformación educativa
  • Entornos de aprendizaje: Nuevas aulas y espacios de aprendizaje
  • Tecnología: Tecnología innovadora para mejorar el proceso educativo

¿Y cómo llegar a ser MIE Expert?

El primer paso es desearlo. Pero no desearlo como un premio o una meta; desearlo como una manera diferente de enseñar y aprender.

Lo demás es sencillo.

Entra en la comunidad y comienza a prender y a compartir. Pronto te verás envuelto en una red de educadores que harán que tus clases cambien por completo.

Y conseguirás que tus alumnos vuelen. Garantizado

De un profesor experto de Microsoft, mucho más que tecnología. by