7 estrategias en redes sociales que todo profesor debe aprender hoy y enseñar mañana

Vivimos en un mundo cada vez más dominado por el contenido, en el que los educadores/as deben aprender cada vez más lo que hay detrás de las actitudes en redes sociales, con el fin de transmitir esos aprendizajes a los estudiantes, que en muchos casos por supuesto le sacarán vuelta y media al educador/a en temas de redes sociales. El mantra de “eso es trabajo de los padres”  no es suficiente excusa para ignorar la responsabilidad aquí. Estamos en esto juntos.

Debemos enseñar a nuestros estudiantes temprano y con frecuencia la forma de crear, localizar, mantener y compartir contenidos. Y necesitan entender los efectos colaterales que pueden tener todo lo que hacen en las redes sociales.

marketing_educativo

Por ello, es crucial plantearse las siguientes 7 estrategias que todos los profesores/as necesitan aprender hoy. Todas son reglas básicas, pero es esencial tenerlas siempre en mente para evitar que los estudiantes, e incluso a veces los profesores, se metan en charcos siempre evitables. En unas semanas publicaremos un post sobre “epic fails” en compañías para aprender y evitar que ocurra lo mismo en vuestros centros.

1 – Piensa antes de compartir

Los Redes Sociales pueden ser adictivas. Seguro que eres consciente de las investigaciones sobre niños enganchados de 7 a 10 horas al día y algunos adultos incapaces de funcionar en su vida normal porque no pueden dejar las redes sociales. Cada vez es más fácil compartir imágenes, gráficos, enlaces a contenido junto con nuestros comentarios, buscando por supuesto likes y retweets! Tenemos que enseñar a los niños/as a combatir el impulso automático de compartir cosas. No es tarea banal, se está combatiendo Facebook y Twitter, que lo hacen todo extremadamente fácil. Una forma puede ser enseñar a los estudiantes una simple estrategia: lee, reflexiona y decide. Este proceso lleva de 30 a 60 segundos y puede marcar la diferencia en muchas vidas… Basta con leer el contenido con cuidado; reflexionar sobre lo que significa compartirlo; y a continuación, decidir si debe ser compartido. Recuerda a los niños que a veces deben tomar la decisión de no compartir o interactuar con lo que se publique. Habla con ellos lo que hace que pueda ser contenido compartible y, más importante, si alguien puede sentirse herido por sus acciones.

2 – Nunca respondas con ira

Piensa por un momento en algo que has visto recientemente en una red social que te hizo hervir la sangre. Aquello compartido que hizo que te encogieras, fruncieras el ceño con real sensación de cabreo porque, en realidad, te estabas conteniendo para no responder rápidamente. Todos hemos tenido esa sensación, sobre todo en los tiempos que corren. Con suerte, en la mayoría de casos, la gente aplica los tres principios que se han mencionado arriba y se piensa dos veces el intervenir. Si hay algo en tu entorno que te moleste, lo mejor es alejarse. Si sientes que debes responder, mejor hacerlo en privado y con educación. De lo contrario, se pueden entrar en bucles de los que no es fácil salir y que pueden hacer que, en muchos casos, te arrepientas de haber entrado.

3 – Comprende el impacto a largo plazo de tus acciones en redes sociales

Sí, un mal tweet, un mal post en cualquier red social puede hacerte daño durante muchos años en algunos casos. Cada vez más empresas consultan el perfil en redes sociales de los candidatos, por lo que siempre es bueno evitar colgar alguna burrada. Incluso, se puede publicar algo políticamente incorrecto pero siempre usando las palabras adecuadas. Es evidente que muchas personas han perdido sus empleos a causa de una acción irreflexiva o un comentario en una red social. Es el valor de vuestro futuro que cinco segundos, lo que se tardó en publicar algo sin pensar, y probablemente sin sentido, en Facebook, Twitter o Instagram, pueden truncar. De nuevo, el “eslogan” recurrente: leer, reflexionar, decidir. Este hábito ahorrará muchos malos tragos.

marketing_educativo_2

4 – Pregunta: “¿Por qué le estoy dando a gustar gusto o retuiteando esto?”

Los likes de Facebook y retuits de Twitter son formas sencilas y entretenidas de unirse a una conversación en una red social. Sin embargo, cuando se usan sin previsión pueden ser unas de las herramientas más peligrosas en Internet. La gente es tan rápida a la hora de gustar o retuitear algo que, ya que no tienen que crear nuevo contenido, pueden interactuar con el mismo. Mientras  el ahorro de tiempo en nuestras vidas ajetreadas dentro de las redes sociales es cada vez más importante, un simple retweet puede ser tan perjudicial como un post propio.

Enseña a los estudiantes a considerar lo que “gustar” en Facebook o retuitear significan . Se trata básicamente de una aprobación del contenido. Darle a like a temas escabrosos como la religión o la política, ahora tan de moda, puede servir como un simple guiño a un amigo. Mientras tanto, puede ser devastador para otros amigos o familiares que puedan tener diferentes creencias. Está bien tener una opinión, pero a veces no necesita ser compartido con todo el mundo, y hay momentos en los que simplemente es mejor decir “no” a darle a like o retuitear, y seguir adelante.

5 – Evita la Confrontación

¿Cuántas veces has querido cuestionar la inteligencia de alguien o ganar la batalla del sarcasmo en Facebook o Twitter? Ten en cuenta la frecuencia con que esto sucede con los niños que tienden a tener un filtro mucho más pequeño que los adultos. Guy Kawasaki, uno de los mayores expertos en redes sociales en el mundo, dice que hay que parar a las dos respuestas durante cualquier discusión acalorada. Cualquier cosa más allá de dos es muy probable que sea negativo y potencialmente dañino. Además, muchas personas se unen a las conversaciones tarde, por lo que pueden haber perdido el contexto. Ellos ven algo que dijiste sin ver el hilo en muchas ocasiones, cuando tal vez tu tono era sacástico. Eres tú o el estudiante los que quedáis mal. Mejor parar a tiempo.

6 – Trata de premiar la calidez de la gente

Hay muchos educadores increíbles en cuanto a estrategias en las redes sociales. Algunos son tan buenos que no parecen tener una estrategia en absoluto. Lo que hace de estas personas tan magníficas es que nos hacen sentir “cálidos”. Comparten contenido potente, perspicaz, deliciosamente humorístico y sus comentarios son siempre positivos. Cuando veis sus nombres, automáticamente sentís calidez y deseáis compartir sus cosas.

marketing_educativo_3

Esta estrategia es asombrosamente simple: Siempre ser positivo y dejar una buena impresión. Si no se está de acuerdo con algo que alguien dice, no tienes que interactuar. Si alguien publica algo negativo en tu muro o “feed”, puedes ignorarlo o simplemente decir: “Gracias por leer.” No hay nada más poderoso que tomar el camino correcto en las redes sociales. Le gustarás a la gente y nunca crearás enemigos.

7 – Cambia el mundo

Suena idealista, ¿no? Tal vez, pero si nuestros hijos comparten un flujo constante de contenido inteligente y entretenido, imaginad lo maravilloso en que se convertirían las redes sociales. Tus acciones simplemente podría cambiar el mundo.

¿Algún alumno/a vuestro ha tenido algún percance en redes sociales donde hayáis tenido que intervenir? ¿O vosotros mismos/as os habéis encontrado alguna vez en la tesitura de compartir algo que no debíais? Si creéis que el post puede ser útil para otros profes no dudéis en hacérselo llegar 🙂 .

7 estrategias en redes sociales que todo profesor debe aprender hoy y enseñar mañana by